Arequipa, siempre Arequipa

20170625_163143El pasado fin de semana nos encontramos con nuestra comunidad LMC de Granada para evaluar este curso y programar el siguiente. Fue un tiempo de descanso, de encuentro, de convivencia.

También pudimos encontrarnos de nuevo con Paula y Neuza, las dos LMC portuguesas que se encuentran en Granada en su preparación inmediata antes de partir a misión. Ellas dos irán en Agosto a Arequipa, donde nosotros estuvimos y donde tenemos nuestro corazón.

Paula y Neuza, además de aprender español (que lo hablan genial), están conociendo la realidad de Perú y de la misión. Se encontraron con Felix y Antonia, LMC de Barcelona que estuvieron varios años en Huánuco, en la sierra andina, y con Isabel y Gonzalo, nuestros compañeros de misión en Arequipa.

Para nosotros hablar con ellas de Perú, contarles nuestra experiencia, enseñarles fotos, recordar a tantas personas y tantos lugares… ha sido maravilloso. Hablar de Perú y de Arequipa es siempre maravilloso. Ellas van para Arequipa y en cierto modo nosotros también vamos con ellas. Ojalá pudiéramos acompañarlas en carne y hueso, pero al menos nos sentimos unidos en la misión y en la seguridad de que somos una sola familia.

Seguro que este tiempo que entregan al servicio directo y cercano de quienes mas nos necesitan va a ser un tiempo gozoso. Seguro que las van a acoger con tanto cariño como hicieron con nosotros y seguro que van a derramar mucho amor y mucha entrega. Porque Arequipa se te mete en el corazón para siempre. Seguro.

20170624_215718(0)

 

Publicado en A la vuelta, LMC | Etiquetado , , | Deja un comentario

Confirmando la fe

El pasado viernes 21 de marzo Pablo recibió el sacramento de la Confirmación en nuestra Parroquia de Marbella. A los de mi “quinta” nos suena raro esto de confirmarnos tan pronto, pero el caso es que en nuestra diócesis es así desde hace unos años: antes de hacer la primera comunión, los niños se confirman.

Y Pablo ha querido confirmarse. Lo hace con la fe inocente pero firme de un niño que quiere seguir el camino de un Maestro y amigo que le guía por un camino de solidaridad, de entrega, de servicio, de compartir, de ayuda a los demás…

Pablo ha confirmado lo que hace 8 años afirmamos por él. El tiempo pasa y él va creciendo deprisa. El rubito pelón de entonces es un muchacho entusiasta y sensible que sabe lo que quiere y que  argumenta todas y cada una de sus decisiones. Un niño alegre y amigable, lector incansable y músico y cantante desenfrenado.

Estamos en camino. En su camino. Ahora contamos con dos padrinos más en el viaje.

Que el Espíritu te guíe.

Publicado en A la vuelta, Familia y familias | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Felicidades Daniel, contigo siempre en el corazón

daniel

Mi querido Daniel,

¡¡¡cuatro años…!!!

Ayer empezamos a recordar con mucho cariño como fue tu venida a esta tierra. Papá, Pablo y yo te esperábamos con gran amor. Recordamos el precioso parto que nos regalamos, tu mirada color cielo, tu suavidad, tu dulzura… mi pequeño arequipeño… Las dos horas que estuvimos juntos los cuatro fueron entrañables y las guardo como un gran tesoro en mi corazón.

Al igual que viniste, te fuiste… despacito, suavemente… te marchaste y, con gran humildad y sabiduría, nos enseñaste el camino de regreso a casa…

A nosotros aquí, nos tocó comenzar el difícil y sanador camino del duelo. Gracias a ti empezamos a contemplar el milagro de la vida con ojos nuevos. Por el vacío que dejaste en nuestras almas rotas fue entrando una nueva luz que nos hablaba de esperanza, de ternura ilimitada y de amor eterno. Y fuimos, poco a poco, recorriendo esta maternidad diferente, esta maternidad espiritual,  que nos hace capaces de contemplar la vida de manera nueva, que nos ensancha el corazón y nos ha regalado el conocer en el camino a familias maravillosas que enriquecen y llenan de luz y de color nuestra vida.

El otro día leía con gran emoción una preciosa reflexión que encontré en el blog de Alicia “El planeta de Olivia y Violeta”:

“No siendo ni mi marido ni yo personas religiosas (y con todo el respeto, confiando en que nadie pueda sentirse ofendido por este comentario), mi marido me dijo una vez:
 “Olivia es lo más parecido a Jesucristo que tenemos en nuestra vida. Que su muerte no sea en vano. Olivia nos ofrece una redención y una nueva vida. Somos mejores gracias a ella”. 

Y ese es hoy mi deseo Daniel, en tu cuarto cumpleaños. Qué tu muerte, hijo, no sea en vano.

Cuatro años después de tu paso por nuestras vidas puedo decir que doy gracias a Dios, a la Vida, por tu existencia. Gracias por mostrarme que el AMOR es más fuerte que la muerte, gracias por todas las sincronías y regalos del corazón que he ido encontrando a lo largo de estos años, gracias por enseñarme a mirar la vida con ojos de niña, gracias por ser mi hijo, mi pequeño y eterno niño del amanecer.

¡Felicidades hijo, mío! Contigo siempre en mi corazón.

Te quiere, con amor eterno,

mamádaniel4

Publicado en duelo, Maternidad, perinatal o infantil | 1 Comentario

A mi hijo no le gusta Halloween

Ahalloween mi hijo no le gusta Halloween. A mi tampoco.

Mi hijo lleva varios días diciendo que no le gusta Halloween. No entiende por qué en el cole estos días gira todo en torno al miedo, a la muerte, a disfraces para asustar a los demás… Dice que a él le gustan las cosas más cariñosas.

Y yo le doy la razón. No solo pienso que es una “americanada” que nos podíamos ahorrar, sino que creo que tenemos otras tradiciones mucho menos asustadizas que celebrar. Sé que está de moda, pero cuando queremos dejamos la moda a un lado para poner de moda otras cosas. Se que es algo “cultural”, pero cuando nos da la gana dejamos de celebrar fiestas milenarias para no ofender a otras culturas.

Vivimos en la cultura del miedo, de la muerte, y yo quiero vivir desde la vida, desde el amor, la belleza, el encuentro… en fin otra cosa mariposa. Y precisamente yo, que “convivo” con la muerte cada día, no solo en mi trabajo, sino también en mi propia experiencia personal. Quien me conoce sabe que me apasionan los cuidados paliativos. Que me esfuerzo por ayudar a otras personas en duelo, que pongo de manifiesto siempre las necesidades espirituales del final de la vida… Quizás precisamente por eso, en estas fechas que recordamos a nuestros difuntos, tratar el tema de la muerte con la sorna que se  hace hasta me ofende. Cuando te esfuerzas en explicar a un niño que su familiar que se ha ido lo ha hecho para siempre, encontrarme a “muertos vivientes” por la calle no es lo que más me apetece. El dolor de mucha gente que conozco, que está en duelo, que ha perdido quizás a su hijo, que tienen heridas en el alma para toda la vida, ese dolor me parece tan sagrado, tan merecedor del respeto más profundo, que Hallowen  no es para mí una  fiesta.

Me río hasta de mi sombra. Me encantan las bromas y el sentido del humor. Lucho por ser feliz cada día y sonreir  a cada instante. Pero hay cosas que no me dan risa.

A mi hijo le he ofrecido comprarle un disfraz de Halloween, pero no quiere. Le acompañaré a la fiesta de disfraces del cole si le apetece participar. Si no quiere le he prometido que ese día nos lo tomamos de vacaciones y nos iremos toda la familia al campo a comer castañas y nueces y a buscar setas y espárragos, y a inventar historias y coger piñas. Lo que él decida.

 

Publicado en A la vuelta, Educación, Maternidad | Etiquetado , , | Deja un comentario

Día del recuerdo

Hace mucho tiempo, mucho, que no escribo en este blog que tanta compañía me hizo y que tanto me sirvió. Se ve que ando liado y no tengo tiempo para nada. O quizás no se ve, pero a veces huyo de encontrarme con este compañero de viaje por todo lo que “remar mar adentro” lleva implícito.

Pero el otro día celebramos “el día del recuerdo”, y sentí de nuevo la necesidad de escribir, como hacía tiempo que no sentía. El día del recuerdo… Un día especial para recordar a nuestros niños que ya no están, junto a grupo de papás valientes que no se resisten a que el tiempo pase indiferente. Fue solo un gesto, un barquito de corcho y papel en la orilla del mar, pero fue hacer visibles a nuestros niños. Había tanto amor en cada barco, en cada vela.

Y es que no hay día que no te recuerde, porque uno no puede olvidarse de sí mismo. Y es que cuanto más tiempo pasa, más te echo de menos. Nos mintieron cuando nos hicieron creer que “el tiempo lo curo todo”, porque hay heridas, las del alma, que no tienen cura, que son para siempre. Porque tú, Daniel, eres mi hijo. Mi segundo hijo de los tres que tengo.

Y cuando consigo serenar mi corazón, brota de él un sentimiento de agradecimiento infinito. Agradecimiento a Carmen, mi mujer, mi compañera de camino, por su valentía, por su entrega a nuestra familia y a tantas otras que necesitan una palabra de aliento y de esperanza. Gracias a Pablo y a Gaby por su amor tan puro y tan sincero. Ellos reflejan con nitidez el Amor y hacen que todo tenga sentido. Y gracias a tantas familia que nos acompañan en esta senda de una mater-paternidad diferente, familias valientes y sinceras. El otro día éramos padres, madres, hermanos, abuelos, tíos, primos… juntos el dolor es mas llevadero.

Y gracias a ti Daniel, porque me enseñas cada día a ver el mundo de manera distinta. A ver la vida con otros ojos. A ver el dolor y el sufrimiento ajenos no tan ajenos. Y a creer en la esperanza.

Allí, en la orilla del mar, en la playa de Marbella, pensé en muchas cosas. Pensé que ese mar comunica sin frontera alguna, con la misma orilla peruana donde nos bañamos poco antes de tú nacer. También pensé que orillas como esa se llenan a veces de cadáveres de niños que intentaron llegar a un lugar donde no hubiera guerra. Y que el dolor de perder a un hijo en una patera debe ser insoportable.

Gracias a todos los que respetan nuestro recuerdo, a los que tratan con respeto y cariño nuestro recuerdo, y son capaces de recordar con nosotros.No sabéis el bien que nos hacéis a los que hemos perdido un hijo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Publicado en A la vuelta | Etiquetado , | Deja un comentario

Con Tu Luz, siempre.

daniel 3

La vida tenía otros planes para nosotros…

Y me quedé sin tus caricias, sin tus besos, sin tus primeras palabras, sin tus primeros pasos, sin tus primeros sueños…

Me quedé sin ti.

Me quedé sin tus risas, sin tus abrazos, sin tu mirada, sin tu voz. Me quedé desnuda, al descubierto…

Y en tu breve paso por mi vida, me abriste los ojos y el corazón a un mundo nuevo…

Me dejaste tu AMOR, y agradezco a la vida el haber podido llevarte en mis adentros.

Me dejaste tu AMOR, y ahora se que es lo único que hay eterno.

Me dejaste tu LUZ, y me habla de esperanza, de camino, de reencuentro.

Me dejaste tu LUZ, y me llena de confianza, de ternura, de sueños.

 

Y ahora se que ya NADA podrá separarme de tu AMOR.

Y ahora se que tu LUZ brilla en la noche.

Qué tu AMOR me guía y me acompaña.

 

Con tu LUZ, siempre.

 

Felicidades, Daniel, en tu tercer cumpleaños. “El dolor de haberte perdido, acompaña la alegría inmensa de haberte tenido”

 

 

Publicado en Maternidad, Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

“Qué todos los profesores sean amables”

?

 

“Qué todos los profesores sean amables” esa es la respuesta sencilla que me ha dado mi hijo, con 6 años, al hacer juntos los deberes del colegio. Ese ha sido su primer deseo, lo tenía claro.

Cómo madre, se me partió el alma al escucharlo. Imaginaba que podría soñar con otras cosas: más juego y tiempo de recreo, visitas al huerto, música en vez de sirena, menos deberes…

Y ahora tengo dos opciones: mirar para otra parte y pensar que se tiene que acostumbrar, que más tarde o más temprano se tiene que encontrar situaciones “poco amables” y que no lo puedo “sobreproteger siempre” o mirarlo a él, contemplar su grandeza y su dignidad y no ahogar su voz ni su capacidad para soñar.

IMG-20151119-WA0013

 

El reto no es fácil de cumplir. El sueño está claro. ¿Por donde empezamos?

Publicado en Educación | 1 Comentario

PEQUEÑO, TU PODRÍAS SER MI HIJO

HIJO4

Mi corazón se desgarra de dolor al contemplar el final de este PEQUEÑO. No puedo imaginar el dolor de esa madre, de ese padre, de esa familia, de ese país…

Mi corazón se desgarra al contemplar la pasividad, la indiferencia, la complicidad de los “poderosos”…

“Danos entrañas de misericordia”

Para ti, mi PEQUEÑO, hoy mi oración y mi hondo respeto. Hijo, que tu corta vida me enseñe a crecer en el amor y a sembrar, cada día, un mundo más justo y fraterno para toda la humanidad. Madre, hoy hago un poco mío tu dolor y tu anhelo de un mundo más feliz y más tierno para tus hijos, los míos, los nuestros.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mis tres grandes maestros

mis tres grandes maestros

La vida me ha regalado tres hijos: Pablo, Daniel y Gaby.

Pablo nació el 30 de marzo de 2009. Me cambió radicalmente la vida. Mi vida con él se llenó de leche, de suavidad, de paciencia, de dulzura, de apego y de mucha, mucha ternura. Gracias a mi guerrero de luz y de amor, mi primogénito, nací como mamá, me enseñó uno de los más grandes milagros de la Vida, la maternidad, y me va modelando cada día.

Daniel nació el 23 de diciembre de 2012. Falleció poco después. Me cambió la vida profundamente. Mi vida con/sin él cambió de rumbo. Con él estoy aprendiendo a amar incondicionalmente y a intentar vivir cada día el momento presente. Mi niño del amanecer me enseña que pocas cosas son esenciales en la vida y que los hijos, como bien dice el poeta, “no nos pertenecen, sino que son un regalo de la Vida, deseosa de perpetuarse”. Ni la distancia, ni el dolor por su ausencia física, ni la muerte, me separarán nunca de su Amor.

Gaby nacerá prontito. Lleva en mi barriguita casi 34 semanas. Es mi valiente niño arcoíris. Una vez leí que son los niños que vienen cuando sale el sol, después de la tormenta que experimenta una familia tras la muerte de un hijo anterior. Así siento a mi pequeño, me enseña a amar más y a intentar vivir, cada vez, con un poquito de menos miedos y más libertad y confianza en la Vida. Te quiero, te espero, mi Gaby, mi Amor…

A los tres los amo con toda mi alma, son tres grandes maestros en mi vida. Doy infinitas gracias a Dios por ellos, por su padre y por nuestras raíces, nuestros mayores, de los cuales tomo el amor y la fuerza para andar con paz cada uno de mis pasos. Y doy gracias a todas las mujeres de mi vida, las de acá y las de allá, a todas esas sabias y generosas mujeres que me han acompañado en esta maravillosa aventura de aprender cada día a ser mamá.

Publicado en Maternidad | Etiquetado , | Deja un comentario

Hay lugar para todos en mi corazón

zapatitos

El tiempo pasa rápido y ya, nuestro Gabi, nuestro tercer hijo, lleva 20 semanitas con nosotros, creciendo dulce y valientemente en mi pancita. Digo valiente porque creo que todos los niños lo son, y de un modo especial lo son los niños que vienen después de un hermanito que falleció.

Las primeras semanas con Gabi han sido un regalo y una bendición, pero ha sido también un tiempo intenso en el que no ha faltado el miedo, el recuerdo y la nostalgia. He vivido una fuerte ambivalencia entre el nuevo milagro de la vida que se producía ante nosotros y al que no podíamos más que estar agradecidos y entre una añoranza más profunda, si cabe, por la ausencia de nuestro segundo hijito, Daniel.

¿Cómo caben en el corazón a la vez emociones y sentimiento tan contrapuestos? Han sido días de revolución emocional en el que se hacía difícil colocar en su lugar cada cosa. Poco a poco fui encajando las piezas del nuevo puzzle familiar para contemplar con una mirada agradecida que mi nuevo hijo no me separaba en lo más mínimo de Daniel. Me podía permitir ser plenamente feliz con Gabi y a la vez ser plenamente fiel a la memoria de mi hijo Daniel. Mi lealtad hacia Daniel es eterna e inquebrantable. Comprendí agradecida que había lugar para todos en mi corazón. Cada uno de mis hijos tenía su lugar y su misión única, sagrada y específica.

Y esto que yo he tardado en comprender, parece que mi primogénito lo tenía claro desde el principio. El otro día leía una hermosa reflexión de Alejandro Jodorowsky que hablaba de esto: “¿Cómo educar a un niño sano? Dejando que el niño sano te eduque a ti.

Y así es, mi hijo Pablo me lleva la delantera en muchos temas, y tiene claro que hay lugar para todos. El otro día leímos un cuento hermoso, que terminaba diciendo: “su nombre es …” para que cada adulto pusiera el nombre de su hijo.

Yo terminé diciendo: “su nombre es Pablo”. El se quedó muy emocionado y me dijo: “Mamá, ¿de verdad que pone eso?”. Le expliqué que ponía punto suspensivos para que cada mamá dijera el nombre de su hijo. El me miró con una sonrisa iluminada y me dijo: “Mamá, coge mi boli y escribe ahí: Pablo, Daniel y Gabi” Nos miramos con una cara de complicidad y de amor en la que no hacían falta más palabras, porque había lugar para todos en nuestro corazón.

cuento 1

cuento2

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario