La madrina de Pablo

LA MADRINA DE PABLO

Que Asun, la madrina de Pablo es una persona muy especial nadie lo duda. Quienes la conocemos lo sabemos bien. El día del ayuno voluntario, la Delegación de Manos Unidas en Huelva le rindió homenaje a Asun por lo mucho que colabora con ellos en todos los proyectos misioneros que llevan a cabo y por ser tan gran persona. Te queremos, comadre

¡¡TE LO MERECES ASUN!!La Delegación de Huelva, el  día del Ayuno Voluntario, hizo  entrega de una placa como homenaje para Asunción Llamas Rojas por su ayuda a Manos Unidas desde hace años.

 Es digno de resaltar qué con sus muchas limitaciones  físicas, no le impide hacer trabajos manuales de todo tipo, elaborados y muy bonitos qué ella luego ofrece a sus conocidos y amigos, al  mismo tiempo surte a varias delegaciones de dichos trabajos, recaudando fondos para nuestros fines.

 En esta Campaña 52, la Delegación de Huelva ha asumido financiar dos proyectos, uno  muy ambicioso y amplio en VIETNAN, y otro más pequeño en REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO: “Un taller de costura para 90 jóvenes”. Este último, pensado para Asun, que con su ejemplo, bondad y alegría, estamos seguro qué podrá sacar adelante, junto con la diócesis.

Gracias de nuevo Asun, por tener tus MANOS tan llenas hacia el Tercer Mundo.

 Qué Dios te bendiga y te colme de fortaleza, junto  con tus compañeras  del “Hogar María de Nazaret “.

 Un abrazo de todo el equipo. Mª luisa Salas Macias. Delegada de Manos Unidas en Huelva.

Asun es todo eso y mucho más.

 Es una persona que aunque con grandes limitaciones físicas, tiene un corazón que no tiene límites.

Es una persona que va en silla de ruedas pero cuya alma viaja todos los días a miles de kilómetros de distancia para dar lo mejor de sí a otros a los que ni siquiera conoce.

Es alguien al que al momento de conocerla ya adoras para toda la vida

Es una persona que a veces desfallece pero que al momento se recobra y toma las fuerzas que le falten de la fuerza  de una misión que ella sabe importante.

 Asun me dijo una vez que algunas mañanas, al despertar, esos días en que se siente peor físicamente, piensa “Dios mío, ¿para qué me tienes todavía aquí?, pero que al instante repara en su máquina de coser y dice “¡Ya lo sé! Ya sé para qué estoy aquí, para hacer algo que tengo que hacer, que ha de hacerse y que sólo yo puedo hacer: ayudar a otros que me necesitan.”

 Y es que Asun es así, nos ayuda a todos, a unos con sus labores y a otros con sus palabras, porque ella habla alto y claro. Alto como su espíritu y claro como sus ojos cuando sonríen y te dicen: “¡ qué guapa estás¡ ¡ cómo me alegro de verte¡” y esa alegría se le sale por los ojos y te abraza y tú te sientes también alegre, animada, con una misión.

  Asun es así, una llama de amor que prende a quien se acerca.

Anuncios

Acerca de remamaradentro

remando mar adentro
Minientrada | Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s